martes, 23 de diciembre de 2008

ME GUSTARIA… disculparme con Martina Klein


No quisiera acabar el año sin enmendar alguno de mis muchos errores.

Seguí los inicios de la carrera de Martina Klein desde el principio. Mi pasión por la fotografía me llevaba años ha a colarme en desfiles de moda con falsas acreditaciones de prensa. Entonces una muy jovencita Martina se iniciaba en la pasarela.

Sin haber cruzado nunca ni dos palabras, no se porque extraña razón llegué a la conclusión de que no era mujer de muchas luces. No soy machista (más bien al contrario) y no creo en los estereotipos de que las modelos rubias son tontas. Creo que se debió al padrinazgo encubierto por parte del periodista Josep Sandoval al que descubrí en varias ocasiones sobreprotegiéndola como si la chica fuera incapaz en la vida de otra cosa que sonreír.

Desde hace un tiempo Martina simultanea su carrera como modelo con la de columnista en el diario La Vanguardia. La primera vez la leí con escepticismo pero lo cierto es que me he convertido en entusiasta y no dejo de seguirla en su cita semanal. Esto me ha hecho replantearme la estupidez de mis prejuicios por lo que quería excusarme públicamente. Ella no espera la disculpa porque ni me conoce ni, seguramente, le importa. Pero creo que es mi deber.

De todas formas Martina ( si por un casual llegaras a leer esto) he de decir en beneficio mío que nunca he hecho mención pública de mis simples conclusiones sobre tu capacidad intelectual.

PERDÓNAME

2 comentarios:

Lyra Lenguadeplata dijo...

Después de leer su columna, parece que tiene algo más en la cabeza. Yo también suelo hacer prejuicios de las modelos, es bastante fácil encasillarlas...

Seguro que acepta la disculpa ;)

Brand Pitt dijo...

Eso espero!